Política ExteriorJUNIO 04, 2018 12:11 PM

Costa Rica reitera apoyo incondicional al fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos en la 48ª Asamblea de la OEA

  • Canciller Cambell hizo un llamado al Gobierno de Nicaragua a cesar toda represión a los manifestantes
  • Instó a los Estados a redoblar esfuerzos para encontrar una solución pacífica a la crisis venezolana

La Primera Vicepresidenta y Ministra de Relaciones Exteriores,  Epsy Campbell, encabezó la delegación costarricense que participó en la sesión inaugural del 48º Periodo Ordinario de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA). 

Durante la sesión inaugural, la Canciller Campbell resaltó en su intervención la celebración del 70 aniversario de la Organización, como espacio que demuestra el compromiso de los Estados miembros con la democracia y el Estado de Derecho; con la construcción de sociedades cimentadas en la libertad, el respeto irrestricto a la ley, a los derechos humanos y las elecciones abiertas e imparciales.

Como parte de ese compromiso con la democracia, la libertad y el Estado de Derecho, Costa Rica celebró la inclusión del tema sobre la situación de Venezuela en la Agenda de la Asamblea General e hizo un llamado a todos los Estados a redoblar esfuerzos para encontrar una solución pacífica a la crisis venezolana. 

En su discurso, la Vicepresidenta y Canciller Campbell, reiteró el apoyo incondicional del Gobierno costarricense al fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, así como de trabajar para atender los desafíos y reforzar la institucionalidad hemisférica.

En este espacio, Costa Rica, se manifestó sobre la situación en Nicaragua y dijo que, “se rehúsa a guardar silencio ante la escalada de violencia en Nicaragua y se une al rechazo de la comunidad internacional a los deplorables sucesos ocurridos en las últimas semanas que han cobrado la vida de más de 76 personas y han dejado centenares de heridos y desaparecidos; cifras que continúan en aumento al día de hoy.”

Además, hizo un llamado al Gobierno de Nicaragua a “cesar inmediatamente toda represión a los manifestantes y la detención arbitraria de quienes participan de las protestas, a las autoridades nicaragüenses a  acatar las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a restablecer las condiciones necesarias que permitan continuar el proceso de diálogo mediado por la Conferencia Episcopal.”

El periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General se extenderá hasta el 5 de junio de 2018.