Comunicado SICAJULIO 02, 2018 10:08 AM

Intervención del Presidente de la República de Costa Rica, Señor Carlos Alvarado Quesada. LI Reunión de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de la Integración Centroamericana

Excelentísimo Señor Danilo Medina Sánchez, Presidente de la República Dominicana;

Excelentísimos Señores Presidentes y Vicepresidentas de los Países Miembros del SICA;

Excelentísimas Señoras y señores Cancilleres;

Excelentísimo Señor Vinicio Cerezo, Secretario General del SICA;

Señoras y señores;

Es para mí un honor estar hoy aquí en la República Dominicana participando por primera vez en una Cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana. En nombre del pueblo y gobierno de Costa Rica deseo transmitir un fraternal saludo a todos los Jefes de Estado y de Gobierno, Cancilleres y Vicecancilleres, y a todas las delegaciones que asisten a esta quincuagésima primera Cumbre del SICA.

Hace cuatro años, la República Dominicana albergó por primera vez una Cumbre del SICA tras haber ingresado como miembro pleno de este organismo en el año 2013. Desde entonces, la República Dominicana se ha caracterizado por una decidida participación en todos los espacios y procesos de la integración, conduciendo con gran liderazgo y determinación la Presidencia Pro Témpore durante este semestre. Por ello mi reconocimiento a usted y todo su equipo, señor Presidente Medina y señor Canciller Vargas.

Quisiera manifestar también mi más sentido agradecimiento por la generosidad y hospitalidad brindada a nuestra delegación.

Señores Presidentes,

Deseo reiterar el compromiso de Costa Rica con el Sistema de la Integración y con los principios y propósitos que le dieron origen. Cuando en 1991 nuestros predecesores adoptaron el Protocolo de Tegucigalpa, la región se encontraba en un momento crítico. Tras brutales conflictos y décadas de violencia, la voluntad de nuestros pueblos fue la de renovar su fe y compromiso con la paz, la democracia, los derechos humanos y el desarrollo.

Hoy, ante nuevos desafíos, como gobernantes debemos honrar el espíritu de nuestra ciudadanía, su amor por la libertad, y tomar las decisiones necesarias para construir ese futuro próspero que soñamos cuando dimos nuestros primeros pasos como Estados libres e independientes.

Costa Rica cree firmemente que el SICA puede y debe ser una herramienta para cumplir ese objetivo. Este organismo tiene la obligación de trabajar para servir a los habitantes de la región; de incidir y responder de forma efectiva a los retos que enfrentamos para alcanzar el desarrollo inclusivo y sostenible.

En el 2021, cinco de los países aquí reunidos conmemoraremos el Bicentenario de nuestra independencia. Ese mismo año celebraremos también el trigésimo aniversario del Protocolo de Tegucigalpa. Esta es una oportunidad única y propicia para revitalizar el proceso de integración, fortaleciendo los pilares que tan acertadamente dieron pie a su relanzamiento en el año 2010.

Costa Rica considera que los cinco pilares se mantienen vigentes y deben continuar siendo la base de nuestro proceso de integración. No obstante, estimamos que el sistema requiere dar un salto cualitativo y reformar su institucionalidad, así como plantearse metas ambiciosas que nos permitan alcanzar resultados relevantes en el camino hacia el desarrollo sostenible.

El 2021 será un momento idóneo para proyectar al mundo la historia de esta región, su riqueza multicultural, su diversidad, su potencial, sus ambiciones y aspiraciones. Debemos también visualizar la región de las próximas décadas y asegurarnos de que el SICA sea eficiente en la implementación de las decisiones emanadas de las Cumbres Presidenciales y Consejos Sectoriales, alineando las directrices y esfuerzos de la integración con las prioridades definidas por los países miembros y sea relevante para la región

La Reunión de Presidentes ya dio un paso importante en esta dirección. Durante la Cumbre celebrada en Roatán en 2016, este mismo órgano instruyó la construcción de una Agenda Estratégica Priorizada alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La pronta aprobación de esta agenda sentará el punto de partida de los pasos contundentes y decididos que debemos dar con el propósito de actualizar el Sistema y de reposicionar el proceso de integración para el desarrollo de nuestros pueblos.

En seguimiento a este mandato, Costa Rica hace un llamado a la Secretaría General, como ente coordinador del Sistema, a redoblar y acelerar los esfuerzos para contar con una agenda consensuada con metas concretas que oriente el rumbo del sistema. Esta es una tarea que, por el bienestar de nuestros pueblos y por la credibilidad del Sistema ante la ciudadanía, no puede esperar más.

Amigas y amigos,

Cada Cumbre nos permite hacer una reflexión al más alto nivel político sobre los avances y desafíos que enfrentamos. Nos permite también compartir nuestra visión y expectativas sobre el camino que recorremos juntos.

Costa Rica visualiza una región que transita hacia la descarbonización de la economía, a la adaptación al cambio climático y que ejerce un liderazgo en el uso de energías renovables. Creemos en una región en la que las mujeres participan de forma equitativa en la vida política y económica de nuestros países y en la que la multiculturalidad y diversidad que nos caracterizan se traduce en igualdad de oportunidades y en un ejercicio pleno de los derechos de todas las personas. Imaginamos un futuro en el que la educación inclusiva, equitativa y de calidad es nuestro principal motor de desarrollo.

Señor Presidente, señoras y señores;

En el año 2021 se cumplirán los 30 años de la firma del Protocolo de Tegucigalpa, instrumento que dio origen a este espacio de diálogo y cuyos principios continúan siendo la piedra angular sobre la cual construimos el proyecto regional de la integración.

Hoy más que nunca resulta necesario volver la mirada al Protocolo de Tegucigalpa y a su esencia. Por casi tres décadas hemos resaltado la necesidad de convertirnos en una “Región de Paz, Libertad, Democracia y Desarrollo”. No podemos bajar la guardia ni caer en la complacencia. La libertad y la paz son principios sagrados que debemos honrar y defender.

Por este motivo, esta reunión no podía dejar de manifestarse sobre la situación en Nicaragua. La grave crisis en este hermano país causa una profunda preocupación a Costa Rica. El pueblo costarricense comparte el dolor y manifiesta su solidaridad y profundas condolencias al pueblo nicaragüense por la lamentable pérdida de vidas humanas.

Costa Rica, al igual que la comunidad internacional, considera que el diálogo ordenado, transparente y urgente es el único camino para una salida pacífica a la crisis interna en beneficio de la democracia. Confiamos que, con el restablecimiento de los trabajos de la Mesa de Diálogo, se logre identificar una hoja de ruta que permita una salida negociada de esta crisis y en el acatamiento de las recomendaciones hechas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En ese sentido es de gran relevancia el apoyo y acompañamiento a la Mesa de Diálogo que dará el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) recientemente instalado.

Tampoco podríamos obviar en esta cita la situación que enfrentan los migrantes de nuestra región, en particular, los niños y niñas y adolescentes que han sido separados de sus familias. En este sentido, llamamos al respeto de sus derechos humanos, incluido el derecho a no ser separados de sus padres, y el derecho a la protección de la familia. La protección de la infancia es una norma universal que debe ser acatada por todos los países.

Estimados colegas,

Antes de terminar mi intervención, quiero expresar al señor presidente de la República de Guatemala, don Jimmy Morales, nuestra solidaridad con el pueblo y gobierno de Guatemala, por la lamentable pérdida de vidas humanas debido a los desastres ocasionados por la erupción del Volcán de Fuego. La región tiene una alta vulnerabilidad frente a estos fenómenos naturales, pero también tiene entre sus grandes fortalezas el espíritu de solidaridad ante situaciones de emergencia humanitaria.

Señoras y señores;

Vivir y celebrar nuestra independencia y soberanía significa asumir la responsabilidad de crear y mantener las condiciones necesarias para una convivencia democrática y pacífica. Reafirmemos día con día el compromiso de los países del SICA con la consolidación democrática y el irrestricto respeto a los derechos humanos. Tal y como ocurrió hace 30 años, demos un paso al frente y trabajemos porque nuestros pueblos vivan libres de temor y violencia, para que sus sueños de justicia y libertad sean realidad.

Permítanme desearle el mayor de los éxitos a Belize durante el ejercicio de la PPT y la voluntad de Costa Rica de transitar hacia un Sistema de la Integración cada vez más robusto, transparente y efectivo, que apoye y complemente la labor de los Estados en la construcción de un mejor futuro.

Muchas gracias.